Cristóbal Colón


Navegante, nacido en Génova en 1451 y fallecido en Valladolid en 1506, inició un viaje desde Palos de la Frontera adentrándose en el Océano Atlántico en un intento de encontrar el Extremo Oriente por una ruta más corta, buscaba la tierra de las especias y convencido de la redondez de la tierra solicitó ayuda a la Reina Isabel I de Castilla. El 12 de octubre de 1492 llegó a tierra en la isla de Guanahaní, que hoy es San Salvador, Bahamas, de la que tomó posesión de ella en nombre de los Reyes Católicos.
Es uno de los momentos cumbres de la Historia porque significó el encuentro de dos mundos humanos que se habían desarrollado independientemente, sin que ninguno conociera la existencia del otro. Emprendió tres viajes más en los que tocó varias islas del Caribe y territorios continentales. Por las capitulaciones de Santa Fe le fueron otorgados los títulos de Almirante, Virrey y Gobernador de los territorios descubiertos. Colón fue el descubridor de una ruta de navegación entre Europa y América, continente que los europeos desconocían hasta entonces.

 

Iniciador de una doctrina basada en

 

Jesús de Nazaret