Los seres vivos necesitan una variada y equilibrada alimentación. La dieta correcta debe contener cantidades adecuadas de proteinas, lípidos, glúcidos, vitaminas, minerales y agua. La buena nutrición reside en el equilibrio, la variedad y la moderación de nuestra alimentación.

 

 

Hipócrates hace 2400 años decía que nuestra alimentación era nuestra medicina y que las carencias alimentarias acarreaban problemas de salud. Se sabe que es cierto por lo que hay que aquilibrar los alimentos de la dieta, lo que no se puede olvidar al programarla es la fruta.

 

Las frutas son los frutos comestibles que se obtienen de las plantas silvestres o cultivadas, se toman naturales o cocinadas y son ricas en vitaminas y minerales, tienen pocas calorías, gran cantidad de agua, glúcidos, fibra, azúcares, ácido málico, ácido cítrico, ácido tartárico, pectina...

Por la gran variedad de frutas en la naturaleza haremos agrupaciones por colores.

Las frutas de color blanco como la chirimoya, el borojo, el melón, la pera, los plátanos, las manzanas, las uvas blancas, el coco, el durazno blanco, las nectarinas blancas... contienen cantidades importantes de fibra, de agua, no contienen colesterol, previenen la presión arterial, el colesterol alto, la diabetes tipo II y ayudan a bajar de peso. Contienen alicina, potasio, calcio, hierro y magnesio, polifenoles, bioflavonoides o antioxidantes y leucocianidina que es un antiinflamatorio natural.

 

Las frutas de color amarillo como el kiwi amarillo, el membrillo, el melón, el mango, la piña, el albaricoque, el melocotones, la naranja, el limón, la mandarina, el níspero, el pomelo, la papaya...contienen vitamina A, E y C, beta-caroteno, potasio, ácido fólico, fibra, luteína, agua, hierro, magnesio, flavonoides, aceites esenciales, calcio, hidratos de carbono, fósforo...son Excelentes antioxidantes

 

 

Las frutas rojas deben su color a los carotenoides fuente inagotable de salud por su alto poder antioxidante. Las moras, los arándanos, las grosellas, las frambuesas, las cereza, las fresas, las granadas, las manzanas rojas, las gojis, las sandías... Contienen vitamina C , E, fibras, taninos, potasio, hierro, calcio...

El contenido de las frutas rojas interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes, glóbulos rojos, favorece la absorción del hierro de los alimentos, ofrece resistencia contra las infecciones, mejora el tránsito intestinal, y de potasio, hierro y calcio, actúan en el organismo como un poderoso antioxidante y bloquenr la absorción de grasas y azúcares. Contienen taninos de acción astringente y son protectoras cardiovasculares.

 

 

Las frutas verdes contienen pectina, almidón, azúcares, fructosa, glucosa, fibra, vitamina C, K y ácido fólico, agua, fibra, vitaminas, minerales. El kiwi verde, la manzanas, las uvas verdes, los aguacates, la lima, el melón verde...

 

 

 

 

 

Las frutas moradas contienen fibras solubles, antioxidantes y propiedades diuréticas, deben su color al pigmento antocianina, que favorece la circulación de la sangre y protege el corazón. Son abundantes en hierro y vitaminas del grupo B. Las ciruelas, las uvas, las moras, el maracuyá, las brevas, las zarzamoras,

 

Mª Lourdes García Jiménez

Mª Lourdes García Jiménez

Puedes imprimir en PDF: las frutas