La guerra es la salida cobarde a los problemas de la paz

Thomas Mann

 

 

Siempre se ha considerado La Paz como final de una guerra.

Actualmente cuando hablamos de Paz nos referimos a la forma de resolver los conflictos que la diversidad de nuestra sociedad presenta y hace inevitables.

La Paz debe ser interpretada como una actividad preventiva de todas las estructuras en la búsqueda de una sociedad más justa .

La Paz es, finalmente, una forma de interpretar las relaciones sociales, los intereses entre personas y entre grupos, las diferentes formas de entender el mundo, los prejuicios y estereotipos y cuya solución no debe ser mediante la violencia.

 

 

 

El prejuicio es tener una opinión o idea acerca de algo o alguien sin realmente conocer al objeto o al individuo. Puede ser negativo por antipatía para que cause daño o positivo y exagerado que distorsiona la realidad.

Los estereotipos son creencias ilógicas que limitan la crea-tividad y que sólo se pueden cambiar mediante la educación porque es una imagen mental generalmente negativa muy simplificada, con pocos detalles que confunde la realidad y que está aceptada por la mayoría como patrón o modelo de cualidades o de conductas.

En la actualidad existen muchos estereotipos que pueden deberse a diferentes características como clase social, edad, religión, etnia, sexo... La lista podría ser enorme.

 

No existe un camino hacia la paz, la paz es el camino.

Mahatma Gandhi

 

La paz comienza con una sonrisa

Madre Teresa de Calcuta

 

 

 

Los conflictos son necesarios porque son situaciones de aprendizaje.

Lo primero es informarse, reflexionar, elaborar estrategias conjuntas y en caso necesario solicitar la mediación para la resolución de los conflictos. Pero para ello hay que saber escuchar, comprender las "diferencias" y respetar los acuerdos.

Y por último actuar, en tí mismo, en tu entorno y, en la medida que se pueda, en el mundo, para sensibilizar a otras personas sobre la importancia de la Paz.

 

 

 

Entre los fines principales del sistema educativo está l a Educación para la Paz que comprende: la educación para los derechos humanos, la educación para el conflicto, la educación para el desarrollo, la educación intercultural, la educación para la comprensión internacional, la educación para el desarme, etc. globalizando una educación para fomentar en los alumnos una cultura de paz contra todo tipo de violencias.

      La educación para la paz supone un proceso educativo continuo y permanente, exige educar desde y para unos determinados valores como la justicia, la cooperación, la solidaridad, el desarrollo de la autonomía personal... al tiempo que se rechazan actitudes contrarias como la discriminación, la intolerancia, el racismo o la violencia. Pero además, es una educación para la acción y el compromiso,  una lección continua de comportamientos y actitudes, prácticas que en el aula los educadores deben manifestar ante sus alumnos.

El respeto al derecho ajeno es la paz

Benito Juárez

 

Para hacer la paz se necesitan por lo menos dos, mas para hacer la guerra basta uno sólo.

Neville Chamberlain

 

 

La mejor manera de vivir el aprendizaje de la Paz en la escuela es jugando, porque, el juego es la principal actividad en la vida de los niños.

No se pueden ignorar las propiedades educativas y terapéuticas de los juegos porque en ellos aprenden valores y normas, afianzan reglas de comportamiento, crean grupos fuertes y unidos, forjan alianzas, fomentan el tejido social, favorecen el diálogo, la toma consensuada de decisiones, la creatividad, promueven la participación y afianzan la autoestima, todo ello favorece y ayuda a su desarrollo integral.

Una muestra de juegos la encontrarás en

http://www.doslourdes.net/JUEjuegos2.htm

 

 

El juego es la herramienta más eficaz para nuestra labor educativa, el problema viene a la hora de establecer los límites entre lo que es aprender jugando y lo que es jugar a aprender.

 

 

O caminamos todos juntos hacia la paz o nunca la encontraremos

Benjamín Franklin

 

 


MA Lourdes García Jiménez

Mª Lourdes García Jiménez

Puedes imprimir en PDF: la paz