El cuerpo obtiene la energía que necesita de los alimentos a través de un proceso denominado metabolismo.

¿En qué consiste el metabolismo?

El metabolismo es un conjunto de reacciones químicas que tienen lugar en las células del cuerpo.

El metabolismo transforma la energía que contienen los alimentos que ingerimos en el combustible que necesitamos para todo lo que hacemos, desde movernos hasta pensar o crecer.

El metabolismo es un proceso constante que empieza en el momento de la concepción y termina cuando morimos.

 

 

 

 

 

 

 

Después de ingerir un alimento, unas moléculas presentes en el sistema digestivo denominadas enzimas descomponen las proteínas en aminoácidos, las grasas en ácidos grasos y los hidratos de carbono en azúcares simples (como la glucosa).

Estos compuestos son absorbidos por la sangre, que es la encargada de transportarlos a las células. Una vez en el interior de las células, intervienen otras enzimas para acelerar o regular las reacciones químicas necesarias pata "metabolizar" esos compuestos.

Durante este proceso, la energía procedente de los compuestos se puede liberar para que la utilice el cuerpo o bien almacenar en los tejidos corporales, sobre todo en el hígado, los músculos y la grasa corporal.

Ayudantes en este proceso:

La tiroxina es una hormona producida y segregada por la glándula tiroidea, que determina la velocidad a la que se producen las reacciones químicas del metabolismo en el cuerpo.

La insulina, es una hormona que secreta y segrega el páncreas cuando capta una mayor concentración de glucosa (azucar en la sangre) y que ordena a las células que aumenten sus actividades metabólicas.

 

 

 

La célula es la estructura más pequeña capaz de realizar por sí misma las tres funciones vitales: nutrición, relación y reproducción.

Nutrición. La parte fundamental de la nutrición se realiza en el interior de las células, se trata de reacciones que transforman los nutrientes en energía y sustancias necesarias para el organismo.

La membrana de la célula permite la comunicación entre el interior y el exterior de la célula, que intercambia sustancias: moléculas inorgánicas sencillas (agua, electrólitos,...), monómeros esenciales (monosacáridos, aminoácidos,...) y aun otras moléculas orgánicas (glúcidos, lípidos y proteínas) más complejas. El paso de sustancias requiere un gasto de energía.

Relación. En la célula el movimiento se suele producir como respuesta a diversos estímulos; es decir, cambios en el medio externo (cambios en la intensidad de la luz o la presencia de una sustancia tóxica). La célula puede moverse para acercarse o alejarse, según el estímulo le resulte favorable o perjudicial. Esta respuesta en forma de movimiento recibe el nombre de tactismo.

Reproducción.   Las plantas y los animales están formados por miles de millones de células individuales organizadas en tejidos y órganos que cumplen funciones específicas. Todas las células de cualquier planta o animal han surgido a partir de una única célula inicial (célula madre) por un proceso de división, por el que se obtienen dos células hijas.

 

 

 

 

 

Las proteinas, los ácidos nucleicos, los hidratos de carbono y los lípidos son los cuatro tipos principales de moléculas que forman la estructura celular y participan en las funciones celulares.

Proteínas. Están constituidas por decenas o centenares de aminoácidos (moléculas que tienen un grupo ácido y un grupo amino). Por ejemplo la albúmina presente en la sangre y el colágeno presente en los huesos.

Ácidos nucleicos. Están constituidos por C, H, O, N y P. Por ejemplo el ADN que es el portador del mensaje genético.

Glúcidos.( hidratos de carbono)Están constituidos por carbono, hidrógeno y oxígeno en la proporción C n H 2n O n , por lo cual también se denominan . Ejemplos son la glucosa que hay disuelta en la sangre y en el interior de las células y el glucógeno que hay depositado en las células musculares y que puede degradarse dando lugar a centenares de glucosas.

Lípidos. Están constituidos básicamente por carbono e hidrógeno y, generalmente, una ínfima cantidad de oxígeno. Son sustancias insolubles en agua y solubles en disolventes orgánicos como el benceno C6H6. Por ejemplo las grasas y el colesterol .

 

 

 

Las enfermedades y trastornos metabólicos más frecuentes son:

Hipertiroidismo. El hipertiroidismo se caracteriza por la elevación de los niveles de hormonas tiroideas en sangre, lo que produce una aceleración generalizada de las funciones del organismo.

Hipotiroidismo. Es reducida actividad de la glándula tiroides Se caracteriza por una disminución global de la actividad orgánica que afecta a funciones metabólicas, neuronales, cardiocirculatorias, digestivas, etc...

Diabetes tipo 1.

La diabetes es una enfermedad en la que el cuerpo es incapaz de usar y almacenar apropiadamente la glucosa, lo que provoca su permanencia en sangre en cantidades superiores a las normales. Esta circunstancia altera, en su conjunto, el metabolismo de los hidratos de carbono, los lípidos y las proteínas. Su característica principal es la incapacidad del cuerpo para producir insulina, la hormona que hace posible la utilización de la glucosa por parte de las células del organismo.

Diabetes tipo 2.

Es una enfermedad crónica (que dura toda la vida), caracterizada por altos niveles de azúcar en la sangre. Comienza cuando el cuerpo no responde correctamente a la insulina, una hormona secretada por el páncreas. lo que da lugar a complicaciones crónicas que afectan a grandes y pequeños vasos y nervios

Errores congénitos del metabolismo.

El Albinismo es una enfermedad causada por la alteración de un gen responsable de la síntesis de la enzima tirosinasa que produce una ausencia congénita de pigmentación (melanina), En los humanos afectados se caracteriza por tener el pelo blanco, ojos claros y piel blanca ligeramente rosada.

 

 

Mª Lourdes García Jiménez

Puedes imprimir en PDF:el motabolismo

Mª Lourdes García Jiménez

Enlaces para ampliar información

http://www.medicaltv.es/ metabolismo -de-los-hidratos-de-carbono-2