Es una de las cuatro estaciones de las zonas templadas.

Astronómicamente, comienza con el solsticio de invierno el 21 de diciembre y termina con el equinoccio de primavera el 21 de marzo en el hemisferio norte.

Y comienza con el solsticio de verano el 21 de junio y termina con el equinoccio de otoño el 21 de septiembre en el hemisferio sur.

Esta estación se caracteriza por días más cortos, noches más largas y temperaturas más bajas.

 

 

 

 

Debido a la elíptica de la tierra, en invierno, el sol está más cerca en el hemisferio norte aunque sus rayos son más oblicuos.

A pesar de ello en invierno la temperatura es más fría, los frentes fríos polares y borrascas se suceden y provocan lluvias, vientos y nieve.

Parece que el cambio climático es la causa para que los inviernos no sean tan fríos como hace años pero si para que los episodios meteorológicos sean más repartidos, más intensos y a veces catastróficos.

 

 

España tiene una notable diversidad climática debido a su latitud en la zona templada del hemisferio norte y a su variada orografía.

Contamos con cinco grandes climas : el oceánico (en la costa oeste) , el mediterráneo (continental, costero, y del suroeste), el subtropical (seco y seco-húmedo), el continental ( en el centro ) y de montaña.

 

 

 

 

Se caracteriza por tener unas precipitaciones constantes durante todo el año, con un mínimo en verano y un máximo en invierno , y unas temperaturas suaves, sin una amplitud térmica demasiado acusada( unos 10ª C.). En España las precipitaciones superan, por muy poco, los 800 mm

    Este clima se da en Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Pirineos y las vertientes norteñas de las cordilleras costero-catalana

 

 

Continental

El clima del interior es continental con inviernos muy fríos, veranos calurosos y escasas lluvias todo el año. Esto se debe a que dominan dos tipos de anticiclón: el de las Azores en verano, y el de tipo térmico en invierno. Se produce cuando el aire desciende por enfriamiento, aumenta la presión atmosférica y la pérdida de temperatura es mayor en las capas bajas que en las altas, provocando una inversión térmica lo que provoca un tiempo seco, soleado y frío, con heladas que pueden durar varios meses.

Entre ambas estaciones hay otras dos bien diferenciadas que son la primavera y el otoño

    Este es el clima de las dos mesetas y la depresión del Ebro.

Costero

El clima mediterráneo de la costa es más benigno, algo más lluvioso (en torno a los 700 mm) y más cálido. La distribución de las precipitaciones es irregular. Es seco en verano e invierno y con lluvias torrenciales en primavera y otoño. La gota fría es característica de otoño y tiene gran violencia, ya que el Mediterráneo alimenta las masas de aire con grandes cantidades de agua, durante el verano. Las temperaturas son suaves y constantes, con una amplitud térmica reducida.

    Este es el clima de la costa levantina, desde Gerona hasta Alicante, y el clima de las Islas Baleares.

Del Suroeste

   Abierto a las masas húmedas del Atlántico este clima mediterráneo es más lluvioso , casi 800 mm, y no son raras las inundaciones en otoño, aunque no son tan violentas como en Levante. Las temperaturas son más suaves, sobre todo en invierno, aunque en verano son calurosos por la acción del anticiclón de las Azores.

Es el clima de Andalucía occidental, que está abierta al Atlántico y sin ningún impedimento orográfico.

 

 

 

 

 

 

 

Seco

Está dominado por las masas de aire tropical continental, pero en invierno pueden llegar masas de aire polar continental o marítimo . Este es el clima típico de las zonas desérticas, que se da en España por razones topográficas y de orientación. Es un clima seco, menos de 300 mm, y caluroso. Las precipitaciones son muy irregulares Este es el clima que encontramos en la franja de las Béticas orientadas al sur-sureste (Almería y Murcia), y en las islas Canarias en las zonas que miran al oeste y en las islas orientales

Húmedo

Este clima es de tipo tropical húmedo con una estación seca, las precipitaciones son regulares y temperaturas suaves y constantes. Es el clima de las islas Canarias, en las partes orientadas a favor de los alisios y en las montañosas. La humedad de las islas Canarias no sólo se debe a las precipitaciones sino también a la constante presencia de nieblas en las montañas debido a la corriente fría de Canarias dando lugar a lo que llaman lluvia horizontal. Por la posición deberían tener un clima tropical seco, pero su emplazamiento marino da lugar a varios topoclimas, (microclimas que encontramos a escala local, como una ciudad, una ladera o un valle.)

La vegetación es variada, yendo desde las coníferas, de clima frío y húmedo al bosque subtropical húmedo. Destaca la Laurisilva, ( bosque subtropical formado por especies arbóreas de la familia de las lauráceas y que compone el denominado monteverde)

 

      

 

El factor predominante en este clima es la altitud. Las precipitaciones se hacen más abundantes y frecuentes, y las temperaturas más frías, además actúan como pantallas para las masas de aire cargadas de humedad. En las montañas llueve más que en las llanuras circundantes, y las lluvias suelen presentarse en forma de nieve.

El comportamiento climático no es igual en las vertientes expuestas al sol (solanas) que en las más resguardadas a su acción (umbrías).

Tampoco lo es en las vertientes expuestas a masas de aire húmedo, por su cercanía al mar o la dirección de los vientos, como las laderas opuestas en general más frías y secas, dando lugar a cordilleras donde una de sus vertientes es más húmeda y la otra más seca, lo que además influye en su vegetación.

 

Mª Lourdes García Jiménez

Mª Lourdes García Jiménez

Puedes imprimir en PDF: el invierno

Enlaces para ampliar información

http://es.wikipedia.org/wiki/ Clima _de_ España

http://chopo.pntic.mec.es/~ajimen18/GEO4b.htm