El cerebro es el órgano del sistema nervioso que se encuentra ubicado en la cabeza, protegido por el cráneo y cercano a los aparatos sensoriales primarios como la visión, el oido, el equilibrio, el gusto, y el olfato.

El cerebro tiene la enorme función de controlar todas las actividades que realizan cada uno de los órganos de nuestro cuerpo, pero también es el encargado de desarrollar multitud de funciones como el lenguaje, el pensamiento, el razonamiento, el aprendizaje, la memoria, la atención, las emociones...

 

 

 

El cerebro es el órgano del sistema nervioso rico en neuronas, células muy especializadas, que se comunican entre sí por medio de largas fibras protoplasmáticas llamadas axones. Las neuronas reciben los estímulos que nos llegan del medio ambiente, los convierte en impulsos nerviosos y los transmite a otra neurona, a una célula muscular o a una célula glandular donde se produce una respuesta.

Unos grupos de neuronas se relacionan con el pensamiento, el aprendizaje y la memoria. Otros se encargan de la recepción de la información sensorial. Otros se comunican con los músculos estimulándolos a la acción.

 

 

La conexión con el sistema nervioso determina que el hemisferio izquierdo controla la parte derecha del cuerpo y el hemisferio derecho controla el lado izquierdo.

Hemisferio izquierdo

Lógica

Razonamiento

Lenguaje

Números

Análisis

Abstracciones

Hemisferio derecho

Emociones

Música

Imaginación

Imágenes

Color

Creatividad general

 

El cerebro usa la energía bioquímica procedente del metabolismo celular como desencadenante de las reacciones neuronales.

El metabolismo es el proceso por el que las células y las moléculas procesan productos químicos y nutrientes para generar energía y formar elementos fundamentales que fabrican moléculas celulares nuevas, como las proteínas. El metabolismo eficaz necesita suficiente sangre circulando para proveer a las células con oxígeno y glucosa, un tipo de azúcar. La glucosa es la única fuente de energía generalmente disponible para el cerebro. Sin oxígeno o glucosa, las neuronas no pueden sobrevivir.

 

 

La Glucosa es una forma de azucar, una fuente primaria de energía para el cerebro, el hidrato de carbono más elemental y esencial para la vida, la principal fuente de energía para el metabolismo celular, un azúcar que es utilizado por los tejidos como forma de energía al combinarlo con el oxígeno de la respiración.

Todas las células del cuerpo necesitan energía para estar en activo y mantener las funciones vitales, las harinas, los azúcares, las grasas y las proteinas se convierten en Glucosa.

 

 

 

 

La insulina es una hormona que controla la cantidad de glucosa en el cuerpo y permite que las celulas la usen para producir energía. El cuerpo usa la energía que necesita y el resto es almacenada en las celulas de los tejidos grasos, de los músculos y el hígado para usarla mas tarde. Sin la Insulina el cuerpo no puede usar ni almacenar Glucosa.

El tejido más sensible a los cambios de nivel de azucar en la sangre es el cerebro.


Mª Lourdes García Jiménez

Mª Lourdes García Jiménez

Puedes imprimir en PDF: el cerebro