Quedito, quedo

(Popular)

 

¡Quedito, quedo,

quedo, pastor!

Llega con tiento

a la más bella flor;

suspende el aliento,

suprime la voz,

que duerme mi Niño,

que duerme mi Dios.