Anónimo

EL PORTAL DE BELÉN

 

La Virgen y San José

iban a una romería;

la Virgen va tan cansada

que caminar no podía.

 

Cuando llegan a Belén

toda la gente dormía.

-Abre las puertas, portero,

a San José y a María.

 

-Estas puertas no se abren

hasta que amanezca el día.

 

Se fueron a guarecer

a un portalico que había,

y entre la mula y el buey

nació el Hijo de María.

 

Tan pobre estaba la Virgen

que ni aun pañales tenía.

Se quitó la toca blanca

que sus cabellos cubría;

la hizo cuatro pedazos

y al niñito envolvía.

 

Bajara un ángel del cielo,

ricos pañales traía;

los unos eran de hilo,

los otros de holanda fina.

 

Volvió el ángel al cielo

cantando el Ave María.