La Virgen fue lavandera 2

La Virgen bajó a lavar

sus blancas manos al río.

El sol se quedó eclipsado,

la luna se ha oscurecido.

Ríete, niño, no llores más,

que a mí me aflige verte llorar.

Ay, sí, sí, sí, ay, el verte llorar.

 

San José tiende la ropa

sobre el romedo florido

y las flores se sonríen

de la suerte que han tenido.

 

Ríete, niño, no llores más,

que a mí me aflige verte llorar.

Ay, sí, sí, sí, ay, el verte llorar.