Las pajas del pesebre

Las pajas del pesebre,

Niño de Belén,

hoy son flores y rosas,

mañana serán hiel.

 

Lloráis entre las pajas

del frío que tenéis,

hermoso Niño mío

y de calor también.

 

Dormid, Cordero Santo,

mi vida, no lloréis,

que si os escucha el lobo,

vendrá por Vos, mi bien.

 

Dormid entre las pajas,

que, aunque frías las veis,

hoy son flores y rosas,

mañana serán hiel.

 

Las que, para abrigaros,

tan blandas hoy se ven,

serán mañana espinas

en corona cruel.

 

Mas no quiero deciros,

aunque Vos lo sabéis,

palabras de pesar

en días de placer.

 

Que aunque tan grandes deudas

en paja las cobréis,

hoy son flores y rosas,

mañana serán hiel.

 

Dejad el tierno llanto,

divino Enmanuel,

que perlas entre pajas

se pierden sin por qué.

 

No piense vuestra Madre

que ya Jerusalén

previene sus dolores

y llore con José.

 

Que aunque pajas no sean

corona para rey,

hoy son flores y rosas,

mañana serán hiel.

                                                                   (Lope de Vega)