Canción al Niño Jesús en Nochebuena

(Popular)

Para arrullar al Amor,

desveladito y al hielo,

tocando están los pastores

pastoriles instrumentos.

¡Qué suaves, qué sonoros,

qué apacibles y qué tiernos!

Y dice un zagal:

-¡Ta, ta, ta,

que el Niño Dios durmiéndose va!

Y canta un pastor:

-¡Ro, ro, ro,

que dormido se queda mi Amor!

 

Del viento blando

herido el laurel, sus hojas suspiran:

-¡Ce, ce, ce,

que se queda dormido mi Bien!

-¡Ta, ta, ta,

que el Niño Dios durmiéndose va!

-¡Ro, ro, ro,

que dormido se queda mi Amor!

-¡Ce, ce, ce,

que se queda dormido mi Bien!