Biografía
Antonio Pardal

Almería


¿Desierto? ¿Naranjos? ¿Flores?

¿Playas con cuerpos desnudos?

¿Qué es lo que provoca amores,

y nos deja, al verte, mudos?

¡Ay, tus playas de levante,

entre Mojácar y Vera,

son como un hermoso cante

que alcanza hasta Carboneras!

Desde tu bella Alcazaba

se contempla la bahía,

llena de sol y alegría.

Y, abajo, mi enamorada,

la bellísima Almería,

¡La rosa de Andalucía!

 

Cádiz


Cádiz, rinconcito hermoso,

entre el mar y la salina.

Tienes la arena más fina

y el paisaje más precioso.

Cuando se oye una alegría

o algún tanguillo cantar

ya no se puede aguantar

la sal de esta tierra mía.

Nunca me podré olvidar

de tu bella Puerta Tierra

ni el muro de Cortadura,

que muy cerquita del mar

tu linda tacita cierra

resguardando tu hermosura...


 

Córdoba

Junto al río Guadalquivir

descansa con su Mezquita

una de las más bonitas

ciudades que nunca vi.

Ay, mi Córdoba moruna

que en pasados siglos eras

de Europa ciudad primera,

con signo de media luna.

Hoy tienes tal señorío,

recuerdo de tu grandeza

en aquel tiempo lejano,

que asombras hasta a tu río

cuando cruza con pereza

bajo tu puente romano.

 

 

Málaga

En mi Andalucía del alma
hay una ciudad preciosa,
es la Málaga asombrosa
que a mi me trajo la calma.
Situada junto al mar,
entre montes y entre pinos
quienes en ella vivimos
no dejamos de gozar.
De gozar su hermoso sol
de gozar de su alegría,
y sus hermosos vergeles.
La enmarca un bello arrebol,
en su preciosa bahía...
¡Málaga, que bella eres!

 

Granada

Al pie de Sierra Nevada,

en un bello paraíso,

se encuentra, porque Dios quiso,

la bellísima Granada.

Cuanta hermosura reuniste,

Boabdil, ¡cuanto su encanto!

Comprendo tu amargo llanto

al mirar lo que perdiste.

Ay, Alhambra de los moros,

Generalife florido.

Ay, Albaicín añorado.

¡Cuantos hermosos tesoros...!

¡Jamás tendréis el olvido

de aquel que os ha contemplado!